Científicos logran hacer el diodo más pequeño del mundo

diodo más pequeño del mundo

El avance de la tecnología no deja de sorprendernos cada vez que pensamos que ciertas cosas podrían tardar años o décadas en llegar. Este no ha sido el caso del diodo rectificador más pequeño del mundo, una creación colaborativa entre 2 universidades que podría revolucionar la nanotecnología para lograr el diodo más pequeño del mundo y que repasaremos a continuación:

¿Cómo fue posible concebir este micro diodo rectificador?

El mérito del descubrimiento del diodo rectificador más pequeño hasta ahora lo comparten científicos de la Universidad Ben-Gurion de Negev (Israel) y de la Universidad de Georgia en Athens (EUA). Estos investigadores recurrieron a la molécula de ADN por su versatilidad y programabilidad para lograr lo que en este momento se conoce como un hito en la historia.

De hecho, fueron capaces de simular las funciones de dicho componente electrónico mediante una versión propia de material genético. La molécula de ADN que usaron estaba compuesta por 11 pares de bases (letras) y fue conectada a un circuito nanométrico que al principio no mostró ninguna actividad. Por ello tuvieron que realizar algunos ajustes.

La solución para obtener los resultados esperados fue la decisión de incorporar coralina, una molécula que facilita la transmisión de electricidad. El resultado fue un flujo de corriente que presentaba una intensidad 15 veces mayor para voltajes negativos que para voltajes positivos. Esto cumple con la función específica del diodo, permitiendo la circulación eléctrica en un solo sentido.

El hallazgo en cuestión representa el primer intento exitoso en la fabricación de un nanodiodo con un tamaño microscópico. Esta innovación abre la puerta para otros avances importantes relacionados con componentes electrónicos producto de la biotecnología y la nano construcción, haciendo posible lo que antes era considerado como ciencia ficción.

Tras la invención de diodos rectificadores invisibles

Desde que inventores como Edison y Guthrie fueron reconocidos por sus invenciones a finales del siglo pasado, la humanidad no ha dejado de progresar en sus sueños tecnológicos. Aunque estos personajes legendarios sentaron las bases de los diodos rectificadores y la electrónica, tal vez no imaginaron con ver componentes electrónicos con el tamaño de moléculas.

Podemos decir que estas piezas “invisibles” forman parte de lo que se conoce como electrónica molecular, que puede trascender lo establecido por la Ley de Moore. Dicho paradigma señala que, a lo largo de la civilización, la cantidad de transistores por IC ha crecido por 2 cada 2 años. Esto implica que se ha superado el límite de los circuitos integrales de silicio.

Estos nanodiodos alimentan la esperanza de fabricar chips mucho más pequeños y potentes que permitan aumentar la capacidad de cálculo de múltiples dispositivos modernos. Ya que estamos alcanzando el umbral máximo del silicio, la producción de circuitos de menor tamaño al actual podría generar efectos inesperados e inestables.

Si buscas un diodo rectificador u otros elementos, podemos ayudarte a materializar cualquiera de tus proyectos tecnológicos. Como expertos en componentes electrónicos, en CDMX Electrónica encuentras los mejores productos. Contáctanos al teléfono y WhatsApp: 55 1568 4524.